PROPUESTA RENOVACIÓN PLAZA MAYOR DE LA FRESNEDA

Se trata de una plaza Renacentista, del S.XVI.

1002939_10201639993981062_725415016_n 942945_10201639993261044_67380534_n 580023_520898374602968_929940613_n 399133_520898187936320_1314800989_n 184041_520898401269632_822131477_n 7595e2e29fd2dfd97ba73b599e60ac0a

Se parte de una geometría racional a partir de una cuadrícula formada por cenefas, tomando como alineación principal la perpendicular a la fachada del Ayuntamiento.

El concepto de plaza gira en torno a la vista del observador, el cual, situado frente al edificio del Ayuntamiento percibe una geometría ortogonal, focalizada en la fachada buscando su protagonismo. El pavimento se concibe como mero acompañante a la vista del observador ante el emblema Renacentista.

En cuanto a la calle Mayor, queda definida por una cenefa paralela a dicha alineación de casas, sin diferencias entre pavimentos e integrando el espacio en el concepto de plaza única. De igual modo, el modelo de cenefas ortogonales y acera perimetral puede proyectarse perfectamente en la continuación de la calle Mayor así como en el resto de calles confluyentes (véase subida c/Rey Alfonso).

Como material, se opta por piedra arenisca de Alcañiz o similar, que proporcionará una perfecta integración en el entorno, respondiendo al carácter cálido de plaza mediterránea.

Planta-4 vista1 vista2c

EJECUCIÓN Y ASPECTOS TÉCNICOS

Se trata de un pavimento modulable en cuadrículas, el cual permite predecir con mayor precisión la cantidad de piezas, disminuir los cortes y optimizar los rendimientos de ejecución. A partir de la combinación de un despiece tipo, pueden organizarse de forma sencilla el suministro, el acopio y la puesta en obra de las piezas.

Se opta por piezas de espesor comprendido entre 7 y 8 centímetros, y tamaños en los que se combina el ancho de las filas para escapar de la sensación moderna que confiere una modulación perfecta. Así, tenemos los siguientes formatos:

14×32 – 14×24 – 14×16

20×36 – 20×28 – 20×20

24×42 – 24×34 – 24×26

Para las cenefas se busca resaltar el eje longitudinal, por lo que el formato elegido es rectangular de 25×59 cm. Las piezas de acera perimetral serán de 65x50cm, igual que en los entronques de calles aledañas.

En cuanto al acabado, las piezas de cenefa y acera serán de cantos rectos y acabado al corte de sierra, mientras que el relleno de cuadrículas será con bordes redondeados e irregulares a través de un proceso de perfilado “al bombo”.

Las piezas de acera se elevarán de 2 a 3cm y tendrán pendiente hacia el borde.

En cuanto a las instalaciones, se propone el soterramiento de cables al menos, en los cuatro cruces aéreos de las calles Pescadería, Covec y subida de calle San Antonio.

Despiece-2 Despiece-1

Autores:

José Manuel Aragonés, cantero-escultor

Rubén Esteve Latorre, arquitecto técnico

Anuncios

NANOTECNOLOGÍA APLICADA A LA REHABILITACIÓN

GWR_buenas_3_-_copia

Uno de los aspectos sobre los que más se ha investigado y más se ha fallado en la intervención del Patrimonio Arquitectónico es en la aplicación de nuevos materiales. En cada época se ha confiado en los revolucionarios productos del momento, pero no siempre ha sido con la misma suerte. A veces por la mala adecuación de los productos, otras por la falta de estudio y conocimiento del soporte que, desde la ignorancia, han llevado consigo un agravamiento de los problemas.

En una de las últimas obras de rehabilitación en la que participé como Arquitecto Técnico Director de Ejecución, conocedor de la problemática que los hidrofugantes podían provocarme, decidí investigar sobre el tema precisamente porque lo que deseaba era evitar esa incompatibilidad entre materiales.

BREVE RESEÑA DE LA INTERVENCIÓN

Se trataba de una fachada construida con ladrillo cerámico macizo de gran antigüedad que había que conservar. Aunque el estado general era aceptable, sí hubo numerosas piezas que hubo que sustituir por estar afectadas, básicamente por exfoliación. Además, el mortero presentaba cierta pérdida de capacidad aglutinante, con lo que se desprendía con facilidad.

Con la reforma se pretendía que la fábrica, anteriormente revestida con lechada de cal, funcionara como caravista y así recuperar la particularidad del edificio, dado que no es la tipología de fachada más común en el lugar. Con ello íbamos a dejar la fábrica a la intemperie, con el riesgo de que otras piezas hasta ahora en buen estado sufrieran los mismos procesos de deterioro.

Por su parte, el estado del mortero se mejoró repicando las juntas y tras un cepillado manual, se rellenaron con mortero de cal.

En cuanto al ladrillo, la solución pasaba por aplicar un producto hidrofugante que no fuera incompatible con el soporte cerámico y además, fuese transpirable, es decir, permitiese el flujo de vapor entre las dos caras del ladrillo. El material debía ser permeable al vapor de agua, evitando condensaciones intersticiales que podrían provocar la alteración química del material cerámico, aún más, considerando un ladrillo fabricado de forma artesanal y por tanto con una durabilidad que quedaba en entredicho.

PC200021

LA SOLUCIÓN, EL PRODUCTO

Nanoproducto hidrofobizante

El producto es un hidrorepelente de la marca TECNADIS PRS-1355-1 consistente en una disolución de nanopartículas (1), tratadas con agentes activos más otros agentes necesarios para la formulación completa, en una base acetona, cumpliendo los requisitos básicos de hidrofugación:

  • Tratamiento destinado a producir una superficie repelente al agua
  • La superficie está revestida, pero sin cerrar los poros y capilares
  • No se forma película en la superficie y su aspecto no se ve modificado
  • No cambia la apariencia estética del sustrato, sin superficies brillantes ni pegajosas.
  • Reducción de la absorción de agua.
  • Estabilidad ante agentes atmosféricos.
  • Alta capacidad de penetración.
  • Transpirable.

En definitiva, se trata de proporcionar no un impermeable sino una piel que sea transpirable, inerte e incolora. Principalmente sus ventajas frente a hidrófugos tradicionales son:

  • No forma capa, no es un producto sellante ni impermeabilizante.
  • La microporosidad del sustrato permanece inalterada
  • No provoca condensaciones ni retención de humedad, permitiendo el continuo flujo de vapor de agua.
  • No da lugar a sustancias nocivas al envejecer (polimerización, catalización, etc)
  • Previene la superficie contra la aparición de suciedad por arrastre de agua
  • Alto rendimiento y gran duración.

Como dato, decir que los ensayos dan una reducción de la absorción capilar del 98% en materiales macroporosos y un 70% para materiales microporosos, con una reducción de la permeabilidad al vapor de agua inferior al 10% en ambos tipos de materiales. Además, la marca garantiza que su resistencia al impacto del agua de lluvia (efecto de lavado) es superior a 10 años.

(1)    Una nanopartícula es una partícula microscópica con una dimensión menor que 100 nm. Son estables y tienen una gran superfície en relación al volumen.

 

MÉTODO DE APLICACIÓN

Rendimiento y aplicación

El producto se presenta en envases de 5 litros y su rendimiento depende según el sustrato:

Rendimientos

La aplicación es sencilla, aceptándose cualquier sistema de aplicación estándar (airless –pistola de aire, rodillo, brocha, etc.), aunque se recomienda por temas de optimización de producto y lograr mejores rendimientos, pistolas de aire de alto caudal y baja presión. En zonas de difícil acceso puede incluso hacerse con brocha.

Un vídeo ejemplo de la aplicación

Claro que el aplicador debe estar atento, ya que como vemos, la acetona se evapora rápidamente. Este mismo factor hace que el producto no sea recomendable almacenarlo en obra durante más de 12 meses. En nuestro caso, la aplicación se llevó a cabo con pulverizadora de mochila y a una distancia máxima de 30cm para evitar la evaporación del disolvente.

Como observación particular, notar que tras las pruebas iniciales se decidió aumentar el rendimiento previsto de 4 litros/m2, debido sobre todo  a la elevada superfície del mortero en juntas, lo que daba mayor porosidad al soporte. El fabricante prescribe actualmente para estos casos una segunda mano sin necesidad de secado y en general, que la superficie tratada no sea mojada durante las 8-12 horas siguientes.

Ficha de seguridad

Se trata de un producto con base disolvente, por lo que ha de mantenerse alejado del calor y otras fuentes de ignición.


 RESULTADOS

Hubiera sido interesante contar la experiencia real de cómo actúa el producto tras su aplicación, pero dado que es relativamente reciente, prefiero remitirme a los siguientes videos:

https://www.youtube.com/watch?v=ef1RofjDm6I

 

REHABILITACION INTEGRAL DE MASIA

Situación:  T.M. La Portellada (Teruel).
Año de finalización: 2007.
Duración de la obra:  18 meses.
Redacción Proyecto y Dirección Facultativa: Rubén Esteve Latorre.

Una parte de nuestra labor como técnicos de la edificación que más nos apasiona es la de recobrar la vida a un edificio. Además, si a ello se unen otro tipo de vínculos como el valor histórico o el de tener entre manos un edificio en un estado lamentable y que la determinación de su propietario sea la de recuperar esos valores perdidos, quiere decir que algo más está sucediendo ante tus ojos cuando recibes el encargo. Se trata casi, de un valor sentimental, de tener la oportunidad de dar además, valor añadido a tu territorio.

Digo vida de un edificio y valor histórico y no valor arquitectónico ya que por lo general, las masías de mi comarca natal, el Matarraña, carecen de él. Afortunadamente, los valores que están haciendo posible su recuperación residen en el valor social, ambiental, histórico y etnológico que representan una forma de vida ancestral ligada al campo y que debido al cambio tecnológico sufrido por nuestra sociedad se están recuperando precisamente por eso, porque se están perdiendo. Hace poco en una de las memorias redactadas para otro encargo profesional, después de meditarlo mucho definí a las masías como:
“…la tipología tradicional de masías existente en la comarca del Matarraña formada por volúmenes anexos a uno principal, con cubierta a varias aguas, caracterizadas por un patrón de sencillez y austeridad fruto de la evolución y adaptación a las necesidades de la actividad agropecuaria que se desarrolla en la misma explotación. Así, encontramos zonas destinadas al almacenamiento de los productos que se cultivaban (aceite, vino, grano, almendra), al almacenamiento y estancia de los animales que servían tanto para las labores del campo o para la sustentación familiar (establos, gallineros, etc.), situadas en las partes bajas, y otras en la última planta para el secado del grano, bien aireadas y soleadas. Y por supuesto, la zona destinada a la vivienda familiar que se ocupaba de la explotación, normalmente con una o varias plantas habitables. En resumen, una entidad autosuficiente integrada perfectamente en el medio.”
 
En el caso que presentamos en esta entrada se trata de una masía que allá por el año 2006, recién titulado, se me presenta el reto de rehabilitar un edificio de piedra, con forjados de madera, con asientos, desplomes, grietas…vaya, poco de toda aquella teoría con sistemas tan diferentes.
Así pues primero como no, el levantamiento, acordar un programa de espacios con el promotor y luego decidir los sistemas constructivos que hicieran posible recobrar el aspecto original, tanto exterior como interior. Y de todo ello como no podía ser de otra manera, aprendiendo junto con los demás profesionales y sobre todo, con las claras ideas del que la promovía, que facilitaron mucho las cosas.
A ello hay que añadir que finalmente conseguimos mantener el espíritu de la masía como edificio totalmente autosuficiente, a través de la reutilización de aguas pluviales y grises, electricidad mediante sistema fotovoltaico y una balsa en el exterior para la recogida de las aguas de escorrentía que luego se destinarían a una zona de regadío.
De aquellas obras que siempre quieres volver.

REHABILITACION INTEGRAL DE EDIFICIO EN CONJUNTO HISTORICO

Situación:  calle Mayor, nº.3. La Fresneda (Teruel).
Año de finalización: 2012.
Duración de la obra: 9 meses.
Redacción Proyecto: Josep María Crespo Llobet.
Dirección Facultativa: Josep María Crespo Llobet; Rubén Esteve Latorre.


El edificio se emplaza en el centro urbano de La Fresneda, declarado Conjunto Histórico. Situado en el antiguo barrio de la judería en plena calle Mayor, en frente se encuentra el edificio Consistorial del S.XVI y las antiguas mazmorras, actualmente habilitadas como museo y oficina de turismo. Bajo las plantas alzadas del edificio y a lo largo de la calle Mayor, se dispone una alineación de soportales formando un pasaje a nivel inferior del de dicha calle, configurando así uno de los espacios arquitectónicos más interesantes de Aragón. En la Edad Media este espacio cubierto tenía la misión de permitir el comercio cuando la climatología era desfavorable.

Su interés artístico no resalta sobre los edificios de sillería del entorno, donde encontramos algunas casas palaciegas y el propio edificio Consistorial. Tan sólo existen como elementos destacables un pilar de fuste y capitel tallados en piedra en su interior, y los dos arcos de medio punto en los soportales de la calle Mayor, construidos en fábrica de ladrillo tejar. Como peculiaridad, son los únicos arcos en toda la alineación de soportales construidos con este tipo de fábrica, el resto son en piedra sillería arenisca.
El edificio posee cuatro plantas alzadas y una planta semisótano. Se dispone en testero y cuenta con dos accesos, uno en planta baja por los soportales y otro a nivel inferior por la calle lateral, cuyo desnivel da lugar a la planta semisótano.
 
Al estudiar su rehabilitación, se considera ante todo atajar la obra con garantías de seguridad. El estado general del edificio es bastante pésimo, ya de por sí construido con técnicas y materiales de poca calidad. Los forjados de madera soportan sobre pilastras de ladrillo o algún tramo de pared maestra en tapial, bastante degradado. En conjunto, se detectan innumerables reformas alterando el equilibrio del edificio, dando como resultado una estructura con escaso monolitismo y por su situación en testero podría comprometerse la seguridad de los trabajos por el efecto dominó. Por todo ello, se concibe la obra como de rehabilitación total o integral.
Se visita el edificio contiguo a la calle Mayor y se observa que también posee semisótano o bodega, lo que ya libera de cierta dificultad para afrontar la ejecución de los cimientos y muros. Por otro lado, se observa una cavidad excavada por debajo de los soportales que probablemente conduzca hasta las antiguas mazmorras, situadas al otro lado de la calle Mayor.
En cuanto a su situación urbanística, los soportales y las fachadas a calle Mayor mantienen el nivel de protección estructural que impiden su demolición. Por ello se decide establecer contacto con los técnicos de Patrimonio y, debido a la imposibilidad de mantener la totalidad de las fachadas, se opta por mantener los dos arcos de los soportales y el primer tramo de fachada construida en ladrillo tejar. El resto del edificio será derribado y se reconstruirá siguiendo la volumetría original a excepción del cabecero que da a calle Mayor, donde se opta por sustituir la terraza existente  por un alero al mismo nivel, unos 80cm por debajo del original.
Todo ello hace necesaria la redacción de Estudios Previos al Proyecto que eviten en lo posible situaciones no previstas y cambiar el esquema de ejecución. Se decide acometer un derribo parcial y selectivo del interior para obtener mayor información. Así, se inician los trabajos de reconocimiento del terreno con el Estudio geotécnico, realizando un sondeo a 8m de profundidad en el exterior del edificio, ya que resultaba imposible acceder al interior con maquinaria adecuada hasta que no se liberase el semisótano. Los resultados confirman que la cavidad de la bodega atraviesa la calle y, por debajo de ésta, se encuentra un estrato de arcillas muy blando y compresible (1metro se comprime a 25cm) que llega hasta una profundidad de -5,30m. Por debajo de este estrato se encuentra una capa de gravas de varios metros de espesor y el nivel freático a la cota -7,30m.

 

Dado el mal resultado obtenido en el Estudio geotécnico (hay dudas de que el edificio actualmente pueda asentarse sobre las arcillas compresibles), se decide completar con otros ensayos en el interior, una vez realizada la demolición parcial. Se realizaron varias calicatas manuales hasta la cota -3,80m y ensayos DSPH, lo que confirmó la hipótesis de que las arcillas blandas tan sólo se encontraban en el exterior del edificio, posiblemente por efectos de saturación de humedad. Así, las arcillas limosas sobre las que en realidad apoyaba la cimentación existente ofrecen valores de resistencia de 1,30kg/cm2, y 2,25kg/cm2 en el estrato de gravas situado a la cota -5,30m.
 
De esta forma se concreta el programa del Proyecto. Se opta por estructura metálica atornillada y forjado de chapa colaborante, que permitirán mayor rapidez de ejecución, ahorro de medios y mayor garantía para la conexión con las zonas a conservar, principalmente en los arcos, donde la imposibilidad de invadir los soportales y la escasa garantía de que éstos puedan ofrecer misión estructural permitirá el empotramiento de pilares metálicos y su posterior revestimiento.
El tipo de cimentación a construir y la cota de apoyo se prevén mediante pozos y cimentación superficial de hormigón armado, aunque no se descarta que durante la ejecución se adopte el micropilotaje como técnica para el recalce de los arcos, que por estar próximos al punto de sondeo inicial podría aparecer el estrato de arcillas blandas.

En abril de 2011 se retoman los trabajos de demolición, efectuándose de forma manual para no originar desequilibrios en las estructuras colindantes. Las paredes medianeras son de tapial aunque de buena calidad, lo que permite afrontar el derribo de todos los forjados hasta la bodega. No obstante, una altura de 14 metros en tapial sin ningún tipo de arriostramiento horizontal obliga a preservar los machones perpendiculares a las paredes medianeras hasta la ejecución de la nueva estructura metálica. Como medida de seguridad para el efecto dominó del testero, se apuntalan horizontalmente los forjados contra los edificios colindantes y se pospone el derribo de las dos plantas situadas encima de los soportales para evitar el vuelco de la fachada que ha de conservarse.

La limpieza de la bodega se realiza con mini-excavadora, dejando a la luz una cisterna y un pozo ciego de unos dos metros de profundidad que se decide llenar con hormigón HM-20, para así no causar saltos en la cimentación que retrasarían aún más la ejecución. La falta de espacio y la necesidad de asegurar rápidamente las estructuras inmediatas fue el principal condicionante.
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Asimismo, la cimentación venía condicionada por el desnivel entre el semisótano y el vestíbulo, con una diferencia de 1,20m debido a una capa de relleno de escombros. Nuevamente en esta zona debieron realizarse pozos pero a mayor profundidad hasta llegar al estrato resistente. En una primera fase se acometió el hormigonado de las zapatas y riostras del semisótano, y las situadas a nivel de vestíbulo que conectaban con los muros de contención se hormigonarían a posteriori.
De esta forma la obra quedaba dividida en dos focos. La del recinto formado por la bodega y el vestíbulo, donde podía ya empezarse con los trabajos de estructura, y la zona de los soportales con sus plantas superiores aún sin derribar. Llegado el momento de actuar en esa zona, se descarta el recalce de los arcos mediante pozos por tener que realizarlos hasta el estrato resistente, situado a 3 metros de profundidad. Ello comprometía gravemente la seguridad de los trabajos y de la propia estructura a conservar. Así, se rescató la idea inicial del micropilotaje para asegurar el apoyo de los tres pilares metálicos que debían empotrarse en los arcos. Mientras se concretaba el tipo de micropilotes a emplear y el encepado, se construía la estructura metálica y los muros de la bodega para asegurar el arriostramiento de las medianiles.
Finalmente se adopta la solución de realizar grupos de micropilotes (2 en los extremos y 3 en el pilar central) con un encepado continuo, que además debía responder a la excentricidad generada por el empotramiento de los pilares metálicos respecto al eje del micropilote. Los micropilotes serían con vaina y armadura de acero para salvar el paso de la bodega, permitiendo la inyección de la lechada de cemento hasta una profundidad de 7 metros, garantizando el contacto con la capa resistente de gravas. A continuación se ejecutaron las regatas en los machones de fábrica para posicionar de forma correcta el eje de los micropilotes, por lo que hubo que reforzar el apuntalamiento de la fachada.
Paralelamente se estaba ejecutando el forjado de planta baja, así podía optimizarse el hormigonado junto al el encepado. La excavación del encepado tuvo que realizarse de forma manual, ya que el escaso grueso de tierras hasta la cavidad en la bodega que atraviesa la calle Mayor podría causar el hundimiento de la mini-excavadora.

Sin duda se trataba de la fase de obra más costosa. Ahora debía empezar a levantarse la estructura metálica en la zona de los soportales y derribar los dos forjados existentes. El hecho de tratarse de una obra con medios limitados no permitía adoptar grandes soluciones de apuntalamiento, por este motivo, en el proceso de derribo debió adoptarse un orden extremadamente selectivo al mismo tiempo que se aseguraban las fachadas con la nueva estructura.

Para garantizar que la fachada no volcara hacia el exterior, se optó por ejecutar esta fase en dos partes. Primero se construye el entramado metálico de planta primera, que coronará la zona de los arcos con un zuncho de hormigón. Luego se derribará el segundo forjado, asegurando de esta forma el pliegue que podía darse entre el tramo superior de fachada de fábrica y los arcos en la parte inferior, ya que no existían elementos que arriostraran el conjunto hasta llegar al forjado de planta 2ª. No obstante, para mayor rapidez de ejecución, los pilares se fabricaron por tramos de dos plantas.
Así con la construcción del forjado de planta 2ª concluyen los trabajos de rehabilitación estructural. Ahora tan sólo era necesario asegurar el atado de las fachadas y para ello, dado que los pilares quedan desplazados del eje de la fábrica, se dispone en su coronación un zuncho en voladizo que irá unido al forjado mediante ménsulas y crucetas de acero. El zuncho, que descansa sobre la fachada a conservar, queda unido a la nueva estructura mediante las crucetas, obteniendo así el efecto de reparto ante posibles esfuerzos sobre la fábrica, ya de por sí muy debilitada por los trabajos de derribo y encaje de los nuevos pilares de acero.
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
En cuanto a la construcción de los restantes forjados no revestía mayor importancia más que el replanteo de alturas de los pilares, ya que debía preverse la pendiente en los diferentes tramos de cubierta y no sobrepasar el volumen original. Por su parte, el forjado de cubierta estaba previsto con vigas de madera maciza, por lo que debían acoplarse a los perfiles metálicos una serie de platinas de anclaje que aseguraran el entramado.
En la elección del tipo de cerramiento se tuvo presente en todo momento el tipo isostático de estructura y el momento flector en las ménsulas de borde, ya que el eje de la fachada quedaba desplazado respecto a los pilares. Finalmente se optó por una hoja de ladrillo hueco doble colocada de forma pasante por delante de los forjados, a los que se soldaron conectores de acero corrugado.
Es difícil concluir sin merecer especial atención, además de los condicionantes descritos anteriormente, a los diferentes agentes que la han hecho posible, contando con unos medios técnicos limitados, algo que por hacerse de forma modesta no debería pasar inadvertido a aquellos que desde lo público siguen postulando por  la rehabilitación como forma de orientar el futuro del sector.