REHABILITACION INTEGRAL DE EDIFICIO EN CONJUNTO HISTORICO

Situación:  calle Mayor, nº.3. La Fresneda (Teruel).
Año de finalización: 2012.
Duración de la obra: 9 meses.
Redacción Proyecto: Josep María Crespo Llobet.
Dirección Facultativa: Josep María Crespo Llobet; Rubén Esteve Latorre.


El edificio se emplaza en el centro urbano de La Fresneda, declarado Conjunto Histórico. Situado en el antiguo barrio de la judería en plena calle Mayor, en frente se encuentra el edificio Consistorial del S.XVI y las antiguas mazmorras, actualmente habilitadas como museo y oficina de turismo. Bajo las plantas alzadas del edificio y a lo largo de la calle Mayor, se dispone una alineación de soportales formando un pasaje a nivel inferior del de dicha calle, configurando así uno de los espacios arquitectónicos más interesantes de Aragón. En la Edad Media este espacio cubierto tenía la misión de permitir el comercio cuando la climatología era desfavorable.

Su interés artístico no resalta sobre los edificios de sillería del entorno, donde encontramos algunas casas palaciegas y el propio edificio Consistorial. Tan sólo existen como elementos destacables un pilar de fuste y capitel tallados en piedra en su interior, y los dos arcos de medio punto en los soportales de la calle Mayor, construidos en fábrica de ladrillo tejar. Como peculiaridad, son los únicos arcos en toda la alineación de soportales construidos con este tipo de fábrica, el resto son en piedra sillería arenisca.
El edificio posee cuatro plantas alzadas y una planta semisótano. Se dispone en testero y cuenta con dos accesos, uno en planta baja por los soportales y otro a nivel inferior por la calle lateral, cuyo desnivel da lugar a la planta semisótano.
 
Al estudiar su rehabilitación, se considera ante todo atajar la obra con garantías de seguridad. El estado general del edificio es bastante pésimo, ya de por sí construido con técnicas y materiales de poca calidad. Los forjados de madera soportan sobre pilastras de ladrillo o algún tramo de pared maestra en tapial, bastante degradado. En conjunto, se detectan innumerables reformas alterando el equilibrio del edificio, dando como resultado una estructura con escaso monolitismo y por su situación en testero podría comprometerse la seguridad de los trabajos por el efecto dominó. Por todo ello, se concibe la obra como de rehabilitación total o integral.
Se visita el edificio contiguo a la calle Mayor y se observa que también posee semisótano o bodega, lo que ya libera de cierta dificultad para afrontar la ejecución de los cimientos y muros. Por otro lado, se observa una cavidad excavada por debajo de los soportales que probablemente conduzca hasta las antiguas mazmorras, situadas al otro lado de la calle Mayor.
En cuanto a su situación urbanística, los soportales y las fachadas a calle Mayor mantienen el nivel de protección estructural que impiden su demolición. Por ello se decide establecer contacto con los técnicos de Patrimonio y, debido a la imposibilidad de mantener la totalidad de las fachadas, se opta por mantener los dos arcos de los soportales y el primer tramo de fachada construida en ladrillo tejar. El resto del edificio será derribado y se reconstruirá siguiendo la volumetría original a excepción del cabecero que da a calle Mayor, donde se opta por sustituir la terraza existente  por un alero al mismo nivel, unos 80cm por debajo del original.
Todo ello hace necesaria la redacción de Estudios Previos al Proyecto que eviten en lo posible situaciones no previstas y cambiar el esquema de ejecución. Se decide acometer un derribo parcial y selectivo del interior para obtener mayor información. Así, se inician los trabajos de reconocimiento del terreno con el Estudio geotécnico, realizando un sondeo a 8m de profundidad en el exterior del edificio, ya que resultaba imposible acceder al interior con maquinaria adecuada hasta que no se liberase el semisótano. Los resultados confirman que la cavidad de la bodega atraviesa la calle y, por debajo de ésta, se encuentra un estrato de arcillas muy blando y compresible (1metro se comprime a 25cm) que llega hasta una profundidad de -5,30m. Por debajo de este estrato se encuentra una capa de gravas de varios metros de espesor y el nivel freático a la cota -7,30m.

 

Dado el mal resultado obtenido en el Estudio geotécnico (hay dudas de que el edificio actualmente pueda asentarse sobre las arcillas compresibles), se decide completar con otros ensayos en el interior, una vez realizada la demolición parcial. Se realizaron varias calicatas manuales hasta la cota -3,80m y ensayos DSPH, lo que confirmó la hipótesis de que las arcillas blandas tan sólo se encontraban en el exterior del edificio, posiblemente por efectos de saturación de humedad. Así, las arcillas limosas sobre las que en realidad apoyaba la cimentación existente ofrecen valores de resistencia de 1,30kg/cm2, y 2,25kg/cm2 en el estrato de gravas situado a la cota -5,30m.
 
De esta forma se concreta el programa del Proyecto. Se opta por estructura metálica atornillada y forjado de chapa colaborante, que permitirán mayor rapidez de ejecución, ahorro de medios y mayor garantía para la conexión con las zonas a conservar, principalmente en los arcos, donde la imposibilidad de invadir los soportales y la escasa garantía de que éstos puedan ofrecer misión estructural permitirá el empotramiento de pilares metálicos y su posterior revestimiento.
El tipo de cimentación a construir y la cota de apoyo se prevén mediante pozos y cimentación superficial de hormigón armado, aunque no se descarta que durante la ejecución se adopte el micropilotaje como técnica para el recalce de los arcos, que por estar próximos al punto de sondeo inicial podría aparecer el estrato de arcillas blandas.

En abril de 2011 se retoman los trabajos de demolición, efectuándose de forma manual para no originar desequilibrios en las estructuras colindantes. Las paredes medianeras son de tapial aunque de buena calidad, lo que permite afrontar el derribo de todos los forjados hasta la bodega. No obstante, una altura de 14 metros en tapial sin ningún tipo de arriostramiento horizontal obliga a preservar los machones perpendiculares a las paredes medianeras hasta la ejecución de la nueva estructura metálica. Como medida de seguridad para el efecto dominó del testero, se apuntalan horizontalmente los forjados contra los edificios colindantes y se pospone el derribo de las dos plantas situadas encima de los soportales para evitar el vuelco de la fachada que ha de conservarse.

La limpieza de la bodega se realiza con mini-excavadora, dejando a la luz una cisterna y un pozo ciego de unos dos metros de profundidad que se decide llenar con hormigón HM-20, para así no causar saltos en la cimentación que retrasarían aún más la ejecución. La falta de espacio y la necesidad de asegurar rápidamente las estructuras inmediatas fue el principal condicionante.
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Asimismo, la cimentación venía condicionada por el desnivel entre el semisótano y el vestíbulo, con una diferencia de 1,20m debido a una capa de relleno de escombros. Nuevamente en esta zona debieron realizarse pozos pero a mayor profundidad hasta llegar al estrato resistente. En una primera fase se acometió el hormigonado de las zapatas y riostras del semisótano, y las situadas a nivel de vestíbulo que conectaban con los muros de contención se hormigonarían a posteriori.
De esta forma la obra quedaba dividida en dos focos. La del recinto formado por la bodega y el vestíbulo, donde podía ya empezarse con los trabajos de estructura, y la zona de los soportales con sus plantas superiores aún sin derribar. Llegado el momento de actuar en esa zona, se descarta el recalce de los arcos mediante pozos por tener que realizarlos hasta el estrato resistente, situado a 3 metros de profundidad. Ello comprometía gravemente la seguridad de los trabajos y de la propia estructura a conservar. Así, se rescató la idea inicial del micropilotaje para asegurar el apoyo de los tres pilares metálicos que debían empotrarse en los arcos. Mientras se concretaba el tipo de micropilotes a emplear y el encepado, se construía la estructura metálica y los muros de la bodega para asegurar el arriostramiento de las medianiles.
Finalmente se adopta la solución de realizar grupos de micropilotes (2 en los extremos y 3 en el pilar central) con un encepado continuo, que además debía responder a la excentricidad generada por el empotramiento de los pilares metálicos respecto al eje del micropilote. Los micropilotes serían con vaina y armadura de acero para salvar el paso de la bodega, permitiendo la inyección de la lechada de cemento hasta una profundidad de 7 metros, garantizando el contacto con la capa resistente de gravas. A continuación se ejecutaron las regatas en los machones de fábrica para posicionar de forma correcta el eje de los micropilotes, por lo que hubo que reforzar el apuntalamiento de la fachada.
Paralelamente se estaba ejecutando el forjado de planta baja, así podía optimizarse el hormigonado junto al el encepado. La excavación del encepado tuvo que realizarse de forma manual, ya que el escaso grueso de tierras hasta la cavidad en la bodega que atraviesa la calle Mayor podría causar el hundimiento de la mini-excavadora.

Sin duda se trataba de la fase de obra más costosa. Ahora debía empezar a levantarse la estructura metálica en la zona de los soportales y derribar los dos forjados existentes. El hecho de tratarse de una obra con medios limitados no permitía adoptar grandes soluciones de apuntalamiento, por este motivo, en el proceso de derribo debió adoptarse un orden extremadamente selectivo al mismo tiempo que se aseguraban las fachadas con la nueva estructura.

Para garantizar que la fachada no volcara hacia el exterior, se optó por ejecutar esta fase en dos partes. Primero se construye el entramado metálico de planta primera, que coronará la zona de los arcos con un zuncho de hormigón. Luego se derribará el segundo forjado, asegurando de esta forma el pliegue que podía darse entre el tramo superior de fachada de fábrica y los arcos en la parte inferior, ya que no existían elementos que arriostraran el conjunto hasta llegar al forjado de planta 2ª. No obstante, para mayor rapidez de ejecución, los pilares se fabricaron por tramos de dos plantas.
Así con la construcción del forjado de planta 2ª concluyen los trabajos de rehabilitación estructural. Ahora tan sólo era necesario asegurar el atado de las fachadas y para ello, dado que los pilares quedan desplazados del eje de la fábrica, se dispone en su coronación un zuncho en voladizo que irá unido al forjado mediante ménsulas y crucetas de acero. El zuncho, que descansa sobre la fachada a conservar, queda unido a la nueva estructura mediante las crucetas, obteniendo así el efecto de reparto ante posibles esfuerzos sobre la fábrica, ya de por sí muy debilitada por los trabajos de derribo y encaje de los nuevos pilares de acero.
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
En cuanto a la construcción de los restantes forjados no revestía mayor importancia más que el replanteo de alturas de los pilares, ya que debía preverse la pendiente en los diferentes tramos de cubierta y no sobrepasar el volumen original. Por su parte, el forjado de cubierta estaba previsto con vigas de madera maciza, por lo que debían acoplarse a los perfiles metálicos una serie de platinas de anclaje que aseguraran el entramado.
En la elección del tipo de cerramiento se tuvo presente en todo momento el tipo isostático de estructura y el momento flector en las ménsulas de borde, ya que el eje de la fachada quedaba desplazado respecto a los pilares. Finalmente se optó por una hoja de ladrillo hueco doble colocada de forma pasante por delante de los forjados, a los que se soldaron conectores de acero corrugado.
Es difícil concluir sin merecer especial atención, además de los condicionantes descritos anteriormente, a los diferentes agentes que la han hecho posible, contando con unos medios técnicos limitados, algo que por hacerse de forma modesta no debería pasar inadvertido a aquellos que desde lo público siguen postulando por  la rehabilitación como forma de orientar el futuro del sector.
Anuncios

2 pensamientos en “REHABILITACION INTEGRAL DE EDIFICIO EN CONJUNTO HISTORICO

  1. Pingback: NANOTECNOLOGÍA APLICADA A LA REHABILITACIÓN | Ruben Esteve Latorre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s